Síguenos
Noticias

¿Qué es el protocolo?


miércoles 08 de agosto del 2018

El protocolo es el conjunto de libros en los cuales el notario actúa para asentar las escrituras y actas que otorga, estos están formados por folios, numerados y sellados, así como los libros de registro de cotejos.

 

De cada libro existe un complemento denominado APÉNDICE, en este se guarda todo lo relacionado con los instrumentos que conforma parte del PROTOCOLO, estos pueden ser documentos o elementos materiales.

 

Los folios que vayan integrando el protocolo deberán estar numerados y ser usados en forma progresiva sin interrupción, por riguroso orden cronológico, incluyendo los instrumentos que tengan la razón “No pasó” y los inutilizados;

 

Los Notarios guardarán y conservarán el protocolo por el plazo de diez años, que correrá a partir del día siguiente al que la Dirección del Archivo de Notarías haya asentado la certificación de cierre correspondiente y deberán remitirlo a ésta al concluir el término para su conservación y resguardo.

 

No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, la Dirección del Archivo de Notarías podrá requerir en cualquier momento, al Notario la  Ley del Notariado del Estado de Puebla 41 remisión del protocolo, siempre y cuando se encuentre asentada en el mismo la razón de cierre.

 

Artículo 75. El Notario llevará, por cada volumen, un control de folios impreso y un respaldo electrónico del mismo que contendrá:

 

I. Número de instrumento;

 

II. Fecha de elaboración;

 

III. Volumen y folios utilizados;

 

IV. Nombre de los otorgantes; y

 

V. Tipo de operación.

 

En caso de pérdida o robo de algún folio, volumen, apéndice o documento del apéndice, el Notario dará inmediatamente aviso por escrito a la Dirección General de Archivos y Notarías y al Consejo de Notarios, para que aquélla dicte las medidas oportunas para no interrumpir la función Notarial. Esto, sin perjuicio de la obligación del Notario de procurar su recuperación o reposición.

 

El Notario deberá presentar la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público dentro de las veinticuatro horas siguientes de que tenga conocimiento de los hechos.