Síguenos
Noticias

¿Qué es y cómo usar el poder notarial?


lunes 30 de octubre del 2017

Ya hemos hablado antes del testamento como una manera de ceder bienes tras nuestra partida, cuestión por lo que debe ser manejado con la mayor seriedad y consideración posible. Ahora hablaremos de una manera diferente de ceder: los poderes notariales.

El poder notarial es una herramienta legal que te puede servir de mucho, ya seas padre de familia o dueño de un negocio.

El poder notarial consiste en que uno o varios individuos tengan la capacidad legal de hablar y decidir en nombre de un tercero. Esto significa poder cobrar, pagar, vender o alquilar tu propiedad; así como tomar decisiones médicas o sobre diversos asuntos privados.

Es una excelente manera de disponer de las cosas, siempre y cuando sepa manejarse con cuidado. A continuación algunos tips con ésta finalidad.

Primero, ponle límites al poder notarial. Por más confianza que haya no puedes permitir que alguien se haga cargo de tu voz legal de manera indefinida. Como veremos más adelante el límite más común es de tiempo.

Segundo, éste va para él o la receptora del poder: pregunta que cuentas tienes que entregar. La revisión de cuentas llegará eventualmente, por lo que más te vale estar preparado.

Tercero: jamás olvides estar frente a un notario cuando dejes sin validez un poder. De otra manera el poder temporal no pierde vigencia. Por ejemplo, en sociedades civiles ha pasado que por no tener ésta precaución, un antiguo miembro hace mal uso de su poder.

Cuarto: Decide qué áreas requieren de un poder temporal, así podrás designar el área de tu poder de la siguiente manera:

Poder General para pleitos y cobranzas: Éste tipo de poder significa que alguien recibe la capacidad de cobrar en tu nombre.

Poder General para actos de administración. Con este poder alguien puede decidir qué hacer con la propiedad de otro individuo, incluyendo hipotecar.

Poder General para actos de dominio. Facilita al poseedor como autoridad legal sobre las propiedades del solicitador.

Poderes Especiales. Este tipo de poder sólo funciona en una circunstancia específica, como un trato de compra venta, o la eventualidad de un accidente incapacitante. Pasado el momento el poder expira, permitiendo que el que cede recupere inmediatamente la autoridad.

Quinto: Siempre deje claro donde termina el poder notarial, de ésta manera evitarás confusiones y que la persona actúe como si aún lo tuviera.