Síguenos

El notariado de tipo latino tiene un origen sumamente antiguo anterior a la Era Cristiana, que se remonta al Pueblo Hebreo, al Egipcio y al Griego y más adelante al Derecho Romano, cuya influencia es la más importante en la mayoría de los sistemas jurídicos.

El Notario de tipo latino debe además ser siempre imparcial para garantizar la equidad en los negocios jurídicos que se otorguen ante él y es también un auxiliar del Fisco Federal y de los Fiscos Locales, por lo que se refiere al pago de los impuestos y derechos que se generan por las escrituras.

Notario Latino: Debe ser Abogado o Licenciado en Derecho, con ciertos impedimentos por lo que se garantiza su imparcialidad, redacta el acto y ello lo hace auténtico, veraz y en algunos casos solemnes, el documento se presume cierto, existe colegiación obligatoria; el valor formal del acto jurídico se obtiene con la actuación Notarial.

Notario Sajón: No se requiere ninguna profesión, no hay impedimento para desempeñar otras profesiones, la veracidad no se refiere al contenido del documento sino a las firmas, aunque el contrato sea privado. No hay presunción de certeza del documento, solo de las firmas, no existe colegiación. el valor formal se obtiene con la actuación judicial.

En términos generales, el notario interviene, más con su característica de fedatario que de asesor, en múltiples situaciones cotidianas como son la certificación de documentos, es decir, lo que coloquialmente se conoce como el cotejo de documentos, de manera que cuando el interesado le exhibe al notario el original o copia certificada, el notario está facultado para certificar que las copias obtenidas, concuerdan con el original y ello hace que tanto autoridades como particulares, deban tomar esos documentos certificados por notario, como si fueran originales. Es así como el notario, colabora brindando un servicio público como la certificación de documentos, con los que los particulares, pero también las compañías y las personas morales públicas y privadas, acreditan la originalidad de los mismos y realizan múltiples gestiones para resolver trámites administrativos y fiscales, muchos de ellos que tienen que ver con la seguridad social, las pensiones, los bancos y otras muchas instituciones que deben darle el valor de original a todo documento certificado por notario.